Saltar al contenido
Vidente Seria

VIDENTE SERIA

📞 PULSA PARA LLAMAR A UNA VIDENTE

La confianza en una vidente seria lo es todo cuando realizas una consulta al Tarot. Ayudarte a distinguir a las tarotistas buenas es el objetivo que nos hemos marcado en este artículo. ¿Cómo saber si estás ante una persona que quiere aprovecharse de tí o una vidente fiable?

Videntes honestas

La honestidad forma parte del ADN de las tarotistas buenas.
Huye de aquellas personas que aseguran que realizan lecturas de tarot de futuro inmediato en el sentido de “predecir el futuro”. Las tarotistas buenas no realizan adivinaciones.

Una vidente seria y honesta está en formación continua, son curiosas por naturaleza.

No adivinan el futuro ni deciden por tí. Son guías espirituales que conectan con tu subconsciente para visualizar un camino con ayuda de las cartas.

Se precavido con aquellas tarotistas que te ofrecen un Tarot muy económico, ya que es probable que el precio tenga una relación directa con su experiencia y, en muchas ocasiones, es un indicador del nivel de profesionalidad.  No quiere decir que todas las que ofrecen un precio económico no sean buenas sino que te aconsejamos que mires recomendaciones para asegurarte que te van a ofrecer calidad.

Son transparentes, en el sentido en que no se esconden de quienes son: todas las tarotistas, sobre todo las buenas, se presentan con su nombre real: Luisa, Carmen, Lydia. Son quienes son y van a tratar tu consulta con la misma sinceridad.

Relacionada con la transparencia se encuentra la claridad. Aquella vidente honesta y seria te va a contar incluso sus limitaciones y te a va explicar claramente el por qué de su precio alto o bajo. El motivo es que la franqueza forma parte de su evolución y nivel de autoconocimiento.

Las videntes honestas han desprendido muchas capas de su propio ego para que puedan ser mejor canal para tí.

Videntes fiables

Algo que es muy característico en videntes fiables es que están formándose todo el tiempo y buscan su perfeccionamiento recurriendo a sus compañeros. Las tarotistas buenas hablan, dialogan, debaten, meditan y crecen con el diálogo entre ellas.

Aquellas tarotistas que sólo confían en su percepción pero no profundizan en su don no son fiables.

Aléjate de quienes os ofrezcan garantías del ciento por ciento con sólo lo que le es dado por naturaleza. El don puede existir, sin duda, pero una vidente fiable trabaja para perfeccionar su virtud.

Por utilizar una analogía, una niña puede tener mucho oído y una voz preciosa pero sólo con el estudio profundo del bel canto podrá ser una gran cantante de ópera.

En algunas ocasiones las videntes se reúnen para formar un grupo de tarotistas buenas que ofrecen sus lecturas desde un mismo lugar. Esto es lo que se llama gabinete.

En muchas ocasiones estos grupos de videntes ofrecen, al mismo tiempo, otro tipo de servicios relacionados con otras mancias, por ejemplo quiromancia, runas, etc.

Suelen agruparse bajo un mismo número de teléfono. De este modo ofrecen a los consultantes un mayor abanico de profesionales al mismo precio.

Puede ser para ti una opción estupenda si buscas tener acceso desde un mismo teléfono a otro tipo de prácticas esotéricas.

Dependerá del gabinete, pero podrás incluso recibir dos tipos de servicios en una misma llamada. Por ejemplo: una tirada de tarot que se combine con una tirada de runas que le ayude a la vidente a aclarar sus percepciones. O un consejo dado según la numerología.

En otros gabinetes puede cobrarse a parte de la lectura. Por ejemplo suele ser habitual ofrecer como segundo servicio el realizar la carta astral del consultante.

Videntes sin gabinete

Por su parte las videntes sin gabinete son aquellas videntes que atienden de manera independiente, bien desde su domicilio, bien desde un espacio propio.

Eso no quiere decir que actúen en “solitario”. Muchas de ellas, para cubrir las 24 horas del día, cuentan con apoyo de, al menos, otra vidente experimentada que probablemente también sea una vidente sin gabinete.

Sin gabinete, significa que no trabajan bajo un mismo techo. Cada una de ellas puede estar en su propio domicilio. Lo que sí es cierto es que estén donde estén atenderán tu llamada en cuanto lo necesites.

Es una de las ventajas de las videntes sin gabinete, que el trato es muy cercano desde el principio.

Videntes recomendadas

Las videntes recomendadas son aquellas sobre las que una persona consigue referencias sobre su profesionalidad y experiencia con las cartas. ¿Dónde encontrar las mejores reseñas sobre videntes?

Uno de los métodos es preguntar en tu círculo de amigos y familiares si en algún momento han tenido que acudir a un gabinete o llamar para realizar una consulta de Tarot y preguntarles sobre su experiencia y resultados.

Pero, ten cuidado y asegurate que la valoración es objetiva en lo que a la lectura del Tarot se refiere. No serían muy válidas las valoraciones tipo “acertó en sus predicciones” por lo que decíamos anteriormente, una tarotista no es una adivina. Si serían más interesante valoraciones del tipo “me hizo sentir a gusto” o “me ayudó en mi preocupación”.

Pero es cierto que, no siempre podemos contar con alguien de confianza que, o haya vivido la experiencia, o, si la ha vivido, quiera compartirla. El mundo de las mancias está lleno de tabúes, prejuicios y, sentimiento de vergüenza.

Por eso también puedes recurrir a internet para buscar opiniones en foros de ayuda y páginas especializadas. Pero aquí, también con cuidado. Confía en páginas de calidad (como está en la que ahora mismo te encuentras) en el que sean realmente los usuarios quienes den su opinión y no se trate de comentarios generados artificialmente.

Si es la primera vez que confías en el Tarot puede ser buena idea probar en un gabinete ya que te permite, bajo un mismo teléfono, conocer a varias videntes buenas y te puede ayudar a decidir mejor.

Si ya has tenido alguna experiencia con los Arcanos y quieres evolucionar, una vidente sin gabinete con la que puedas establecer una relación duradera es una buena elección.

Un último consejo, quizá el más importante, a la hora de elegir una vidente fiable. Sigue a tu corazón. Será un buen guía para decidirte por una vidente u otra.